Cuando puede despedir a una empleada del hogar

La extinción de la relación laboral de una empleada del hogar

Siempre se puede extinguir la relación laboral de una empleada del hogar, por el motivo que sea y sin necesidad de alegar justa causa.

Eso sí, el titular del hogar familiar debe de cumplir una serie de requisitos para que luego no tenga problemas y tenga que abonar una indemnización mayor.

Existen dos tipos de extinción:

  1. Desistimiento del empleador.
  2. Despido disciplinario

Despido disciplinario

En caso de que exista un incumplimiento grave del trabajador se puede extinguir la relación laboral sin derecho a ningún tipo de indemnización.

El comportamiento tiene que ser grave, es decir, el incumplimiento realizado por el trabajador tiene que ser de suficiente entidad para justificar un despido por esta causa.

Por ejemplo en caso de robo, dejadez en sus funciones, atrasos en la llegada a su puesto de trabajo o ausencias injustificadas.

En este caso, tendremos que entregar una carta de despido en la que se describan de manera clara y concreta los hechos. No es necesario preavisar al trabajador, por lo que se puede entregar la carta de despido y que se haga efectivo en ese mismo momento.

Si no cumplimos ese requisitos, por ejemplo no entregamos una carta de despido, o los hechos no son graves, y el trabajador impugna la decisión, tendremos que abonar una indemnización de 20 días por año trabajado.

Desistimiento del empleador

En caso de que no existe una causa disciplinaria para el despido, pero se quiera prescindir de la trabajadora por el motivo que sea, también se podrá despedir.

No obstante, en este caso, se tendrá que notificar mediante la correspondiente carta de despido y;

  • preavisar al trabajador de 20 días en caso de que la relación laboral supere el año de duración, o de siete días en caso contrario. Si el preaviso no se cumple, se deberá de abonar un día de salario por cada día de ausencia de preaviso.
  • abonar una indemnización de doce días por cada año trabajado con un límite de nueve mensualidades.La indemnización debe abonarse en el momento que se comunica la extinción de la relación laboral en metálico.

Como en el caso anterior, si no se cumple el procedimiento anteriormente indicado, el trabajador podrá solicitar que el despido se declare improcedente y conseguirá una indemnización mayor de 20 días por año trabajado.