¿Tienen periodo de prueba las empleadas del hogar?

Sí, se puede establecer un periodo de prueba de máximo de dos meses por escrito en el contrato de trabajo, da igual que sea indefinido o temporal.

Así lo indica el artículo 6 del Real Decreto 1620/2011, de 14 de noviembre, por el que se regula la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar:

Podrá concertarse por escrito un periodo de prueba en los términos del artículo 14 del Estatuto de los Trabajadores. Durante dicho periodo, que no podrá exceder de dos meses, salvo lo previsto en convenio colectivo, el empleador y el empleado de hogar estarán obligados a cumplir con sus respectivas prestaciones, si bien podrá producirse la resolución de la relación laboral por cualquiera de las partes, con el periodo de preaviso ajustado a lo que se pacte, sin exceder, en ningún caso, de siete días naturales.

Para que sea válido el periodo de prueba debe de venir reflejado de manera obligatoria en el contrato de trabajo.

¿Qué obligaciones tengo durante el periodo de prueba?

Durante el periodo de prueba debemos obligatoriamente darle de alta en la Seguridad Social y pagar su salario. Es decir, persiste la obligación de pagar el salario y cotizar por el, la única diferencia es que se puede extinguir la relación laboral sin derecho a indemnización dentro del periodo pactado.

¿Si no me interesa seguir con el trabajador que tengo que hacer?

Siempre que estés dentro del plazo pactado, podrás notificar al trabajador la extinción de la relación laboral sin indicar ningún tipo de causa, simplemente alegando que no ha superado el periodo de prueba.

Además, se deberá de preavisar si así se ha pactado en el contrato de trabajo. Aunque lo normal es que no se indique ningún periodo de preaviso.

¿Durante ese periodo de prueba puede irse el trabajador?

Sí, del mismo modo que el empleador puede poner fin a la relación laboral sin más complicación que notificar por escrito el deseo de extinguir el contrato de trabajo, el trabajador puede irse de la casa, preavisando con el tiempo pactado en el contrato de trabajo.